Pinturas de guerra

Las sombras que triunfan entre las adolescentes
Adolescentes / Psico Definir el contorno del ojo con colores fuertes (negro o dorado) y dar color al párpado en tres tonos, es la tendencia que triunfa entre las adolescentes. Con ello consiguen resaltar el color de sus ojos y una mirada penetrante. Pero, ¿cómo deben hacerlo? Os enseñamos las pautas y los tonos que hay que emplear en función del color de ojos. Por Olga Fernández.

Las adolescentes se pintan. Esta es la realidad, aunque las madres se nieguen a aceptarlo, lo hacen. Y a las que se les prohibe, aprovechan las salidas para transformarse: dejan el uniforme, se enfundan en los vaqueros, y esconden en el bolso el carmín rojo. Otras muchas salen de casa con los colores puestos, previo consentimiento de los padres. Llegados a este punto, lo más razonable es orientarlas sobre el método a seguir. ¿Qué tonos van más acorde con el color de sus ojos? Los de color azul se llevan bien con los tonos grises, bronces y cobres; para potenciar el azul de los ojos, se debe elegir un perfilador negro o gris, que dibuje todo el contorno. Los verdes resaltan mucho con las sombras violetas, lilas y ciruelas (morado oscuro). En cambio, los ojos marrones (los más comunes en España), destacan con las sombras en tono gris o azul y con un toque de blanco en el lagrimal.

 

DE FIESTA
Actualmente triunfan los colores intensos para las salidas nocturnas: dorados, negros, plateados… Para conseguir una mirada profunda hay que bordear el ojo con el tono más oscuro, en este caso con una sombra gris de la marca Korres (precio aprox. 13,85 €); se debe aplicar a ras de las pestañas superiores e inferiores. A continuación se aplica sobre la linea marcada en el párpado superior otra sombra más espectacular: un dorado en crema de la marca Lunch (precio aprox. 17,95 €). El objetivo es conseguir un gran contraste, no difuminar. Para finalizar se utiliza un brillo de labios de color rojo intenso de la marca Mary Kay (precio aprox. 16,50 €). En algunos casos, se puede completar el trabajo haciendo un diminuto corazón, una pequeña flor o una estrellita en la mejilla con un tono azul brillante o con el dorado utilizado en el párpado, lo que aporta un toque de fantasía.

 

DE DÍA
Para las salidas de tarde, se aconsejan colores pastel y difuminados. Hemos escogido una sombra de la marca Maybelline que incluye cuatro colores, de mayor a menor intensidad, para aplicar la sombra en cuatro pasos. Cada color lleva impreso un número: 1, 2, 3, 4. Así es fácil saber cómo utilizarlo. Se comienza con el más intenso (4), en color violeta, que se aplica bordeando el ojo a ras de las pestañas superiores e inferiores; a continuación de la línea violeta pintada en el párpado superior se aplica el siguiente color (3) y a continuación el número 2. Por último, se utiliza el tono más claro (1) para dar luminosidad a la mirada aplicándolo en la zona más superior del párpado, justo debajo de la ceja; también se puede dar un pequeño toque en el lagrimal.
Otra opción es comenzar con el más claro (1) y aplicarlo en todo el párpado superior y en la zona bajo la ceja a modo de base iluminadora y a continuación aplicar el resto de colores tal y como se ha descrito.
Para los labios hemos elegido un pintalabios en color cereza (con olor a fruta) que combina brillo, hidratación y el poder fijador de un rotulador, de Maybelline (precio aprox. 8,50 €)

 

PRODUCTOS UTILIZADOS
Korres, Maybelline, Mary Kay, Lunch
 

(30/04/2013)