Ejercicio en el embarazo

Evita problemas durante la gestación y en el recién nacido
Embarazo / Salud Realizar ejercicio durante el embarazo evita la ganancia de peso excesivo y, por tanto, algunas enfermedades como la hipertensión y la diabetes gestacional, o el riesgo de sufrir un parto prematuro y dar a luz por cesárea. Los expertos recomiendan realizar ejercicio en el embarazo de intensidad moderada y controlado. Por Mar Fernández.

Conscientes de la importancia de prevenir el sobrepeso gestacional, tanto de la madre como del hijo, investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid, de la Universidad de Granada, y de la Universidad Europea, han llevado a cabo un estudio sobre el beneficio que tiene practicar ejercicio durante el embarazo para prevenir el aumento de peso, que ha sido publicado la revista Mayo Clinic Proceedings. La investigación, llevada a cabo entre 2007 y 2011 y en la que han participado 962 embarazadas, pone de manifiesto que en mujeres sanas hacer ejercicio en el embarazo de manera controlada y de intensidad moderada e iniciado inmediatamente después de la primera consulta prenatal, evita la ganancia de peso excesivo al finalizar este periodo y disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades asociadas tales como diabetes gestacional o hipertensión. El estudio muestra, además, que los beneficios del ejercicio en el embarazo son más pronunciados en mujeres con peso normal que en las que padecen sobrepeso u obesidad, quienes también se pueden beneficiar del ejercicio prenatal aunque en menor medida.
El Dr. Jonatan Ruiz, primer autor del artículo e investigador Ramón y Cajal en la Facultad de Ciencias del Deporte de la Universidad de Granada, subraya que “los beneficios de la práctica regular de actividad física durante el embarazo y periodo de postparto son los mismos que los bien sabidos beneficios que obtiene la población general. El embarazo es un periodo ideal para cambiar hábitos, así como para adoptar un estilo de vida físicamente activo durante este periodo y el resto de la vida”.  

 

EJERCICIOS MÁS ADECUADOS
Puedes practicar alguna de estas actividades tres veces a la semana durante 45 minutos de forma continuada.
– Caminar (sin prisas pero sin pausas). Elige zonas verdes y tranquilas, de forma que el paseo sirva para relajarte. Has de caminar a buen paso, de manera que notes calor en el culete, durante una hora al día (puedes caminar media hora por la mañana y otra media por la tarde); respira por la nariz.
– Gimnasia de preparto. Las clases de preparto están compuestas por una serie de ejercicios muy beneficiosos para la embarazada; la matrona será tu entrenadora personal.
– Natación. Se trata de un ejercicio muy relajante, pero hay ejercicios desaconsejados: saltos o volteretas. Hay embarazadas a las que no les gusta la natación durante la gestación: se sienten con ahogo, muy cansadas o incluso notan contracciones; si experimentas sensaciones desagradables, debes parar la actividad. En las últimas semanas del embarazo no se aconsejan los baños en las piscinas por riesgo de infección vaginal.

 

QUÉ ROPA NECESITAS
– Banda abdominal.
Se trata de una cinta especial para realizar ejercicio durante la gestación que sujeta el abdomen. Podrás encontrarla en tiendas especiales para embarazadas.
– Zapatillas de deporte. Deben sujetarte bien el pie, ya que durante la gestación los ligamentos se vuelven más laxos y hay más riesgo de torceduras.
– Sujetador especial. También lo puedes adquirir en tiendas de ropa de embarazada: es muy importante porque mantiene tu pecho bien sujeto, lo cual evita que te duela durante el ejercicio.

(22/01/2014)