‘Romper aguas’ antes de tiempo

Salvaslip y compresas detectores de líquido amniótico
Embarazo / Salud Se puede "romper aguas" cuando aún no han aparecido las contracciones de parto. No se sabe con certeza la causa, pero sí que determinados factores, como la infección vaginal o el hábito de fumar, aumentan el riesgo. Si "rompes aguas", debes acudir a urgencias. Por Mar Fernández.

La rotura prematura de la bolsa de las aguas o "romper aguas", como se le conoce popularmente, tiene una incidencia en el embarazo del 5% y se presenta en el 30% de los nacidos prematuros. Debes saber que desde el momento en que se produce una rotura prematura de membranas, el embarazo deja de ser normal y pasa a considerarse de riesgo. Por eso, siempre que sospeches que “has roto aguas” debes acudir al servicio de urgencias de tu hospital de referencia. En la mayoría de los casos, la rotura de la bolsa amniótica se localiza en la parte baja de la misma, por lo que la salida del líquido amniótico es bastante evidente: fluye de manera abundante por los genitales.

 

¿Cómo saber que he "roto aguas"?
Notarás que, de repente, te sientes mojada sin haber tenido ganas de orinar. Si la rotura se localiza en la parte alta de la bolsa, la pérdida puede ser escasa y no tan evidente. Ten en cuenta que el líquido amniótico es transparente y no tiene olor, por lo que es posible distinguirlo fácilmente de los escapes de orina (de color amarillo y olor a amoniaco) o del flujo vaginal (de consistencia pegajosa). Es frecuente entre las embarazdas que confundan las pérdidas de orina o el exceso de flujo vaginal con una rotura y, tras acudir a urgencias, se quedan tranquilas. Actualmente, existen en el mercado unos salvaslip que incorporan un test de detección, de manera que al contacto con el líquido amniótico cambian de color. También puedes recurrir al uso de compresas: si observas que en dos o tres horas se mojan en exceso, sin que ello responda a escapes de orina o al flujo vaginal, lo mejor es que acudas a urgencias. En cualquier caso, si notas que el abdomen disminuye de volumen, si percibes mejor las partes de tu bebé al tocarte la tripa o si tienes fiebre, acude a urgencias. 


¿Cómo se trata la rotura prematura de membranas?
Una vez en el hospital, te realizarán diferentes pruebas para confirmar que la bolsa de las aguas se ha roto. Una de ellas es la ecografía, con el fin de observar si hay menos líquido de lo normal dentro de la cavidad uterina, y la otra prueba es un análisis del flujo vaginal.
Aproximadamente el 80% de los casos de rotura prematura de membranas sucede en embarazos a término (más de 37 semanas), es decir, cuando el bebé ya está formado y preparado para vivir fuera del útero. Y el parto se suele desencadenar 24 horas después de la rotura. Cuando ocurre antes de la semana 37, el tratamiento se aplica en función de la fase del embarazo en que se encuentre la futura mamá:

  • Antes de la semana 24, el tratamiento consiste en guardar reposo absoluto y en administrar antibióticos, siempre bajo control médico.
  • Si sucede entre las semanas 24 y 34 de gestación, la mujer queda ingresada, en reposo, y se le administran antibióticos para tratar o prevenir la infección. Además, también se le recetan corticoides para acelerar la madurez pulmonar del bebé. “Sólo se le administran uteroinhibidores si tiene contracciones uterinas y siempre en una edad gestacional de 24  a 34 semanas”, explica el matrón Joaquín Maíz.  La uteroinhibición consiste en inhibir las contracciones uterinas mediante fármacos.
  • Cuando la bolsa se rompe con más de 35 semanas de gestación, se considera que el feto ya está maduro. Los especialistas  suelen esperar de 12 a 24 horas para ver si el parto se inicia de manera espontánea, en caso contrario, se provoca para evitar el riesgo de infección.

TEMAS RELACIONADOS
Reposo relativo o absoluto 
Inducir o provocar el parto 

(15/11/2017)