Mis días fértiles

Si quieres descubrir tus días fértiles, esos en los que es más fácil concebir, debes observar tu ciclo menstrual durante unos ocho meses. Marca en rojo en un calendario los días de la regla, así comprobarás si tus ciclos son regulares; es decir, si cada mes tarda los mismos días en llegar y si tiene la misma duración. También deberás observar los cambios que se producen en el flujo vaginal y marcar en azul los días en que veas que se torna más líquido o gelatinoso. Si tus ciclos son más o menos regulares podrás saber cuándo estás ovulando y, por tanto, cuándo es más fácil que te quedes embarazada. Si tus ciclos son irregulares, lo mejor es que utilices un método de farmacia, basado en detectar a la hormona que se libera al ovular.


Espermatozoides en dirección al óvuloEspermatozoides en dirección al óvulo

MÉTODO DEL FLUJO VAGINAL

El moco cervical es una sustancia producida por unas glándulas diminutas que hay en el canal cervical (cuello del útero). Su composición y textura cambia a lo largo de las distintas fases del ciclo menstrual, de forma que los espermatozoides pueden penetrar con facilidad los días cercanos a la ovulación y no en otros momentos.
Uno o dos días antes de la ovulación el moco cervical comienza a cambiar de textura (notarás que se vuelve gelatinoso). Justo el día de la ovulación, el flujo vaginal se torna más líquido y transparente (parecido a la clara de huevo), así los espermatozoides pueden “nadar” con más facilidad y entrar en el útero. Una vez que los espermatozoides penetran en el moco cervical, pueden sobrevivir en él, al menos, durante 72 horas (tres días). Por tanto, el moco actúa como reservorio y colabora en la consecución del embarazo incluso cuando la relaciones sexuales no se producen exactamente durante la ovulación.
Después de la ovulación, la producción de moco se para casi totalmente durante 24 horas y se vuelve más espeso y amarillento por la acción de la progesterona, de manera que los espermatozoides apenas pueden moverse.
Se considera que el día más fértil es el de la ovulación porque los espermatozoides pueden moverse con facilidad. Pero también hay muchas posibilidades de conseguir el embarazo si se mantienen relaciones durante los dos días previos y los dos días siguientes.
Otro síntoma que puede ayudarte a saber cuándo ovulas son las molestias abdominales: mientras dura la ovulación te notarás más hinchada (incluso con gases) y si te tocas cerca de los ovarios, percibirás ciertas molestias. Cuando consigas detectar el día de la ovulación, conviene que lo marques en color azul en el calendario, así sabrás si coincide más o menos todos los meses por la misma fecha. Suele producirse a los 14 días de la regla, contando desde el primer día que aparece la menstruación.


MÉTODO DE LOS DÍAS FIJOS.  Este sistema se puede usar si los ciclos han sido siempre regulares (si te tarda en llegar la regla entre 26 y 32 días). Marca en rojo en el calendario el primer día de la regla y, además, cuenta seis días y márcalos en marrón; a continuación, cuenta 12 días y márcalos en azul (estos son los días potencialmente fértiles). Finalmente, cuenta 13 días y márcalos en marrón. Los días marcados en marrón son aquellos en los que es improbable quedarse embarazada.