¿Ecografía o radiografía?

La eco puede diagnosticar neumonía sin radiación
Niños / Salud La ecografía puede diagnosticar con precisión la neumonía y es útil para determinar la gravedad de la bronquiolitis en el niño, de manera que supone una alternativa a la radiografía y evita que el niño reciba radiación. Son las conclusiones de varios estudios realizados por médicos que recomiendan la ecografía en lugar de la radiografía en estas enfermedades. Por Olga Fernández.

Durante el invierno son frecuentes los episodios de neumonía y bronquiolitis en el niño. De manera que no es raro encontrarse en la sala de urgencias a muchos pequeños con fiebre y dificultades para respirar. Cuando el pediatra ausculta al niño y detecta ruidos o falta de entrada de aire en los pulmones, suele recomendar una radiografía del tórax para confirmar o descartar neumonía. Y los padres se preguntan: ¿cuántas radiografías puede tolerar el niño? Hay que recordar que esta prueba produce una dosis de radiación que es acumulativa en el organismo. Aunque no existe un número recomendado de radiografías, los expertos aconsejan no abusar de ellas, de ahí que al utilizarlas en el diagnóstico de enfermedades como la neumonía, muy frecuente en invierno, suponga exponer al niño a radiación en cada episodio y cada año. Pues bien, acaba de publicarse una revisión de estudios en la revista Evidencias en Pediatría que dice que la ecografía puede diagnosticar con precisión la neumonía. Y otro estudio, publicado en la misma revista, dice que en niños ingresados por bronquiolitis la realización de la ecografía torácica puede ser útil para establecer, junto a los hallazgos clínicos, el nivel de gravedad de la enfermedad y la necesidad de administrar o no oxígeno.

 

Diagnosticar la neumonía
La neumonía es la principal causa infecciosa de muerte infantil en el mundo y está causada por virus, bacterias y hongos. Los síntomas que presenta el niño menor de 5 años son tos y/o dificultad para respirar (respiración rápida), acompañadas o no de fiebre. Las sibilancias (ruidos en el pecho al respirar) son más frecuentes en las infecciones víricas.
Para comprobar la utilidad de la ecografía en el diagnóstico de esta enfermedad, se revisaron ocho estudios con un total de 765 niños, con una edad media de cinco años. Los resultados de la revisión sugieren que la ecografía pulmonar puede ser una alternativa viable a la radiografía de tórax para el diagnóstico de neumonía en niños. La prueba se muestra útil incluso en manos poco expertas, carece del inconveniente de la radiación y, con los nuevos equipos portátiles, puede realizarse en casi cualquier emplazamiento.

 

Valorar gravedad de la bronquiolitis
La bronquiolitis es la infección del tracto respiratorio inferior más frecuente en niños menores de dos años de edad y está producida por el virus respiratorio sincitial (VRS). Su diagnóstico es fundamentalmente clínico (fiebre, dificultad para respirar, vómitos, disminución del apetito).
El estudio, que incluyó a un total de 106 niños con bronquiolitis de 9 a 239 días de vida, se constató que la realización de la ecografía torácica puede ser útil para establecer, junto a los hallazgos clínicos, el nivel de gravedad de la enfermedad, así como para evaluar de su evolución a lo largo del tiempo. El hecho de poder repetirse permite evaluar la evolución de los hallazgos ecográficos sin riesgo de radiación para el niño, al contrario que la radiografía de tórax, que representa exponerse a radiaciones ionizantes repetidas.

(08/10/2015)