Así avanza el SARAMPIÓN en Europa

08/12/2017 En los últimos cinco años la inmunización por vacunación ante esta enfermedad ha bajado del 95 al 93 por ciento. Países como Italia o Rumanía se han apuntado a la peligrosa moda antivacunas. Y el número de muertes por sarampión en niños ha aumentado.

El sarampión galopa en Europa. Las tasas de inmunización han bajado del 95 al 93 por ciento en los últimos cinco años, según la OMS–Unicef. El mapa europeo de la inmunización por países que muestra la OMS es preocupante: la cobertura de la primera dosis de la vacuna del sarampión entre los niños de un año ha bajado en países vecinos. Italia (85%), Serbia (82%) o Rumanía (86%) no llegan al 90% de cobertura, la tasa que, según la OMS, se debe alcanzar como mínimo para proteger a la población en general. En 2012, Italia presentaba una inmunización del 90%: ha bajado a 85% en cinco años. Y algo parecido ocurre con Rumanía: tenía un 94% en 2012 y ha bajado a 86%. Las consecuencias no se han hecho esperar: 35 víctimas por sarampión en Europa durante 2017, cuando en 2016 y en 2015 solo se contabilizaron 3 víctimas. En Italia se vivió una auténtica epidemia, con más de 2.500 casos de sarampión. Rumanía ha tenido más de 3.000 enfermos. Ante el gran problema de salud que se ha generado, Italia ha aprobado una ley que establece la vacunación obligatoria para los niños de 0 a 6 años y sanciones a los padres que no cumplan con el calendario

  

España cumple con la inmunización
España presenta una inmunización del 97% y Portugal del 98%. Esto no quiere decir de debamos relajarnos: el movimiento anti vacunas está presente en nuestro país, solo necesita tiempo para contagiar su desconfianza hacia las vacunas. Si viaja a los países mencionados (Italia, Rumanía) con niños, asegúrese de que están vacunados.
El virus del sarampión provoca erupción, tos, secreción nasal, irritación de los ojos y fiebre. Puede dar lugar a infección en los oídos, pulmonía, convulsiones (movimientos espasmódicos), daño cerebral y la muerte. A nivel mundial sigue siendo una de las principales causas de muerte en niños pequeños, a pesar de que existe una vacuna segura y eficaz. Se calcula que en 2016 murieron 89.780 personas por esta causa, la mayoría de ellas menores de 5 años.