Casi la mitad de las madres abandona la lactancia materna a los tres meses de dar a luz

05/08/2010 Estamos en la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Por eso, desde el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría recomiendan dar el pecho al menos durante los seis primeros meses de vida del niño y continuar el amamantamiento junto con las comidas complementarias hasta los dos años de edad o más.

Cerca del 90% de las mujeres embarazadas responde que sí cuando se les pregunta si quieren amamantar, al menos durante el periodo de baja maternal. A pesar de ello, las cifras de lactancia materna en nuestro país no son nada alentadoras. La Asociación Española de Pediatría (AEP) y, en concreto, su Comité de Lactancia Materna, asegura que en España “en torno al 80% de las madres deciden amamantar a sus niños cuando dan a luz. Sin embargo, esta cifra disminuye hasta el 68% a las 6 semanas, al 52% a los tres meses y hasta 36% a los seis meses después del parto”.

¿Por qué abandona la madre la lactancia?
La sensación por parte de la madre de que no tiene suficiente leche o de que no es de suficiente calidad y que, por tanto, no alimenta a su bebé es el motivo que con más frecuencia aducen las madres para el abandono de la lactancia materna y por el que deciden recurrir a las ayudas con sucedáneos. “En la mayoría de los casos se debe, sin embargo, a errores en la técnica de la lactancia: inicio tardío, utilización de suplementos, inadecuada posición al pecho o mal agarre que condicionan que el niño no obtenga la leche suficiente o produzca molestias en las mujeres que conllevan al destete temprano”, se apunta desde el Comité. “Prácticamente todas las mujeres producen la leche necesaria para alimentar de forma natural a uno e incluso dos hijos”, aseguran, “sin embargo, en los casos de recién nacidos muy prematuros o enfermos, cuando una madre no dispone de leche para su propio hijo o no produce en algún momento del proceso el suficiente volumen, la leche humana donada pasteurizada es la opción más recomendable”.

Beneficios para el bebé
La leche materna contiene todo lo que el lactante necesita durante los primeros meses de la vida. “Protege al niño frente a muchas enfermedades como catarros, bronquiolitis, neumonía, diarreas, otitis, meningitis, infecciones de orina, enterocolitis necrotizante o síndrome de muerte súbita del lactante, mientras el bebé está siendo amamantado; pero también le protege de enfermedades futuras como asma, alergia, obesidad, diabetes, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, arterioesclerosis o infarto de miocardio y favorece el desarrollo intelectual”, asegura la doctora Maite Hernández, coordinadora del Comité de Lactancia Materna de la AEP.

Beneficios para la madre 
Pero además, los beneficios de la lactancia materna también se extienden a la madre. “Las mujeres que amamantan pierden el peso ganado durante el embarazo más rápidamente y es más difícil que padezcan anemia tras el parto, también tienen menos riesgo de hipertensión y depresión postparto. La osteoporosis y los cánceres de mama y de ovario son menos frecuentes en aquellas mujeres que amamantaron a sus hijos”, añade la doctora Maite Hernández.