Consejos para conservar los alimentos en el hogar y evitar INTOXICACIONES

04/04/2017 La llegada del calor aumenta el riesgo de intoxicaciones alimentarias. Existen una serie de recomendaciones que ayudan a conservar mejor los alimentos en el hogar. En los estantes superiores del frigorífico se deben colocar los alimentos ya cocinados o recipientes con conservas sin acabar; en el centro, los productos lácteos, los huevos y los embutidos; y en el inferior, los alimentos crudos y perecederos además de los productos de descongelación.

Para evitar intoxicaciones alimentarias en el hogar, es necesario llevar  acabo una buena conservación de los alimentos. Francisco Jiménez Colmenero, investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición (ICTAN-CSIC), nos facilita una serie de consejos.

1. El primer paso para que los productos que adquirimos lleguen en buen estado al hogar es empezar la compra por los productos no perecederos y terminarla por los productos frescos y congelados. De este modo, reduciremos al mínimo su tiempo a altas temperaturas, evitando la proliferación de organismos.

2. En casa se deben colocar los alimentos según las distintas temperaturas interiores del frigorífico, evitando posibles contaminaciones cruzadas. Así, en los estantes superiores, se deben colocar los alimentos ya cocinados o recipientes con conservas sin acabar; en el centro, los productos lácteos, los huevos y los embutidos; y en el inferior, los alimentos crudos y perecederos además de los productos de descongelación. “Por su parte, el lugar ideal para las frutas y hortalizas en el frigorífico son los cajones mientras que las bebidas, leche, mantequilla y/o margarina, mermeladas o salsas deben colocarse en las vitrinas interiores de la puerta”, aconseja Francisco Jiménez Colmenero, investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición (ICTAN-CSIC).

3. La temperatura óptima del frigorífico debe ser de –18°C, así como extremar su limpieza, evitando el hielo y la escarcha. También hay que mantener una separación entre los alimentos para no acelerar su deterioro y evitar guardarlos cuando aún están muy calientes.

4. Guardar los alimentos en envases adecuados. Colocar los alimentos que se van a consumir antes en lugar más visible, tanto Una vez abierto un producto, es necesario retirarlo del envase original y trasladarlo a un recipiente hermético para conservarlo. “Los tuppers y botes de cristal herméticos con tapa son ideales para guardar alimentos en la despensa y para conservar en la nevera líquidos sobrantes, recomienda Francisco Jiménez. El envasado al vacío, por ejemplo, favorece que los alimentos se mantengan un largo periodo de tiempo sin alterar sus características nutritivas, mientras que el film transparente puede servir para protegerlos de la humedad y los olores.