El contacto “piel con piel” también se puede realizar tras la CESÁREA

08/04/2014 El contacto "piel con piel" entre la madre y el bebé desde el momento del nacimiento desarrolla los estímulos sensoriales del niño y favorece la lactancia. Ya existen hospitales que tras el nacimiento por cesárea colocan al bebé sobre la madre y dejan que mantengan el contacto "piel con piel" durante las primeras dos horas de vida.

El Hospital Universitario Príncipe de Asturias ofrece a las madres que dan a luz mediante cesárea el poder disfrutar del contacto piel con piel con su hijo, siempre que la situación clínica de ambos lo permita. La madre puede tener al bebé sobre su pecho en el momento del nacimiento en el quirófano y mantenerlo durante el ingreso de la madre en la Unidad de Reanimación Postquirúrgica.
Las futuras madres pueden estar acompañadas por el padre/pareja durante el nacimiento del bebé y su estancia en el área de Reanimación. Tras el nacimiento, se coloca al bebé sobre la madre y así permanece en contacto piel con piel al menos durante las primeras dos horas de vida. Si por criterio clínico o por decisión de la madre fuera necesario interrumpirlo se ofrece al padre/pareja continuarlo en el paritorio hasta el ingreso en maternidad.
El contacto íntimo piel con piel del recién nacido con su madre en las primeras horas de vida facilita las interacciones madre-hijo a través de estímulos sensoriales, como el tacto, el calor y el olor, y es considerado como un importante componente para el inicio satisfactorio de la lactancia materna. Además, mejora la adaptación inicial del recién nacido al medio ambiente y reduce su ansiedad