España se sitúa a la cabeza de Europa en OBESIDAD infantil

16/06/2011 España es el país europeo con un mayor índice de obesidad (12%) y sobrepeso (25%) en jóvenes y adolescentes. Eliminar el picoteo no nutricional (bollería, chucherías, frutos secos, etc.) y aumentar el ejercicio físico son los primeros pasos para prevenir la obesidad. Además, los especialista en nutrición nos facilitan otros consejos para evitar que los niños engorden.

Las razones principales de este incremento de la obesidad en nuestro país, según el doctor Jaime Dalmau, coordinador del Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría (AEP), se encuentran en el “cada vez más elevado nivel de sedentarismo, la alta ingesta de calorías procedentes de grasas y proteínas y el bajo consumo de frutas y verduras”. También se está investigando si la predisposición genética puede influir en el desarrollo de la obesidad, “puesto que los países del norte de Europa presentan una rutina de ejercicio y dieta semejante a la española, así como unos programas preventivos similares, pero sus porcentajes de niños obesos son ligeramente inferiores”, apunta este especialista.

Hacer pequeños ajustes en la dieta
Por su parte, el doctor Antonio Jurado, presidente del Comité Organizador del Congreso asegura que “la mayor parte de los problemas de sobrepeso en los niños procede de unos malos hábitos alimentarios que inculcan los padres”. Y es que a veces el estrés y las prisas llevan a los padres a recurrir a la comida rápida y a la bollería industrial como parte de la dieta diaria de sus hijos, lo que poco a poco tiende a convertirse en una rutina alimenticia de la que es complicado salir. Para el doctor Jurado, “los padres deben ser los primeros en instaurar unos hábitos saludables, cambiando el tradicional bocadillo, en ocasiones hiperprotéico e hipercalórico, por una pieza de fruta o un producto lácteo”.
En ocasiones, tan sólo con un pequeño cambio se pueden lograr resultados óptimos. “Eliminar el picoteo no nutricional (bollería, chucherías, frutos secos, etc.) y aumentar el ejercicio físico son los primeros pasos para prevenir la obesidad”, subraya el doctor Dalmau.

No a la moda de las dietas
Una moda muy extendida sobre todo entre las niñas es seguir dietas sin control de un especialista. “Los estudios indican que cada vez hay un mayor porcentaje de adolescentes que no están de acuerdo con su peso y que recurren a dietas que encuentran en las revistas o que les recomienda alguna amiga. Las dietas sin rigor científico que provocan un desequilibrio dietético: se saltan comidas para después saciar el hambre abusando de alimentos calóricos como la comida rápida y la bollería industrial”, destaca el doctor Jaime Dalmau.
Sí al ejercicio físico
Una buena dieta debe ir acompañada por ejercicio físico, fundamental en todas las etapas de la vida pero clave en la etapa del crecimiento del niño. El profesor Julio Ardura, presidente del Congreso, considera que existen muchos mitos relativos al ejercicio físico: “No hace falta ir al gimnasio, sino que con pequeños gestos como ir andando al colegio o subir las escaleras se está ejercitando el cuerpo”.

Siete cosas que no deben hacerse

1. Abusar del picoteo no nutricional como frutos secos, chucherías, etc.

2. Déficit de ingesta diaria de verduras y hortalizas.

3. Consumo insuficiente de fruta.

4. Abuso del consumo de alimentos de alta densidad calórica por grasas.

5. Ingesta de hidratos de carbono de absorción rápida como la bollería industrial.

6. Elevado consumo de alimentos hiperprotéicos.

7. Falta de ejercicio físico diario.