Expertos en reproducción recomiendan evitar los EMBARAZOS MÚLTIPLES

29/08/2011 La gestación gemelar es de un 30% en los embarazos por reproducción asistida y de un 2% en los espontáneos. El objetivo de la medicina reproductiva actual es lograr un niño sano en casa, y no dos, de ahí que todos los esfuerzos en el panorama médico europeo se encaminen a humanizar la reproducción asistida asemejándola a la concepción natural.


En España, 1 de cada 6 parejas en edad fértil quiere tener hijos y no puede
, por lo que acude a una clínica de reproducción asistida, donde la tasa de embarazo múltiple es del 30% frente al 1–2% de los embarazos gemelares logrados de forma natural. “Tras un tiempo intentando lograr el embarazo sin éxito, la mayoría de las pacientes llegan un poco cansadas y desanimadas a la Fecundación In Vitro (FIV) por lo que no quieren ni oír hablar de transferir un solo embrión, quieren que les pongamos dos para aumentar las posibilidades de éxito y porque incluso les hace ilusión tener gemelos”, afirma el Dr. Antonio Requena, director médico del Grupo IVI.

Muchas parejas ven el embarazo múltiple como una situación deseada, desconociendo el peligro que ello supone, tanto para la madre como para los recién nacidos. El principal problema es el parto pretérmino o prematuro, es decir, antes de la semana 37, circunstancia que ocurre en más de la mitad de los partos de este tipo y que puede acarrear problemas de desarrollo psicomotor, sobre todo en los grandes prematuros (peso inferior a los 1.000 gramos).

Además, en la comunidad médica son ampliamente conocidos los aspectos que acompañan a un embarazo múltiple para la madre: amenaza de parto prematuro que puede requerir reposo e incluso hospitalización, la necesidad de realizar la cesárea es mucho más frecuente y todo unido al incremento de complicaciones, como la hipertensión, polihidramnios (exceso de líquido amniótico) y diabetes gestacional, entre otras.

Estos son algunos de los motivos que llevan a los especialistas de IVI a tener como objetivo un hijo sano a través de la transferencia de un único embrión, reduciendo así las posibilidades de gestación múltiple. Tal y como asegura el Dr. Requena, “esta práctica no disminuye las posibilidades de embarazo, especialmente cuando se trata de mujeres menores de 35 años y con un buen pronóstico”.

LA HISTORIA DE CARLOS Y PAOLA
Carlos y Paola, tras varios abortos y tras diagnosticarle síndrome de ovario poliquístico, acudieron a la clínica IVI donde se sometieron a una Fecundación in Vitro con transferencia de dos embriones. “Tras un año de intentos sin lograr el bebé llegó la preocupación y la frustración, y como quería ser madre asumí el riesgo, a pesar de ser informada en la clínica de las posibles complicaciones que conlleva una gestación de estas características”. Tuvieron dos hijos: Alessandro y Flavio, que tienen un año, y su madre recuerda que “efectivamente fue un embarazo y un parto difíciles por los problemas que me advirtieron que podía tener y efectivamente tuve”.

El objetivo de la medicina reproductiva actual es lograr un niño sano en casa, y no dos, de ahí que todos los esfuerzos en el panorama médico europeo se encaminen a humanizar la reproducción asistida asemejándola a la concepción natural. “Se intenta evitar la gestación gemelar mejorando las técnicas que permitan seleccionar el mejor embrión: estudiar cada segundo de desarrollo del embrión con ayuda del embryoscope (el primer incubador cinematográfico), la vitrificación de gametos y embriones, y el análisis metabolómico del embrión, son la clave para lograrlo”, señala Antonio Requena.