GRIPE: si los síntomas persisten más de dos semanas hay que acudir al médico

29/10/2017 A diferencia del catarro común, la gripe comienza de forma súbita con fiebre alta (entre 38º y 40º). Los síntomas, entre los que se encuentran también la tos y el malestar general, tienden a remitir en una semana. El Grupo de Estudio de la Gripe (GEG) recomienda acudir al médico si, transcurridas dos semanas, persisten los síntomas.

Cada año aparecen las previsiones de gripe para el invierno en función de como se haya comportado en el hemisferio Sur. Este año, la OMS considera que la gripe va a ser especialmente peligrosa, ya que cuenta con la cepa que fue la primera causante de la pandemia que comenzó en 2009 en México.
Aunque la gripe comienza en otoño, es a mediados y finales del invierno, es decir, entre enero y marzo cuando tiene su pico máximo de incidencia, afectando a entre el 5% y el 15% de la población mundial. En este sentido, el Grupo de Estudio de la Gripe (GEG) recuerda que la gripe no es un catarro fuerte, sino una enfermedad mucho más seria. Y es que la infección causada por los virus gripales ocasiona una alteración de la mucosa respiratoria mucho más grave que la provocada por los virus catarrales.

Según explica el doctor Ramón Cisterna, coordinador del GEG y jefe del Servicio de Microbiología Clínica y Control de la Infección del Hospital de Basurto (Bilbao), la diferencia fundamental entre el catarro común y la gripe es que los síntomas de esta última se prolongan en el tiempo y, además, se agravan. La fiebre, que al principio es una febrícula, pasa a ser de 39º C. A partir del cuarto o quinto día, aparecen dolores musculares, dolor de cabeza y malestar general. Sin embargo, el catarro presenta síntomas más leves y en dos o tres días se ha resuelto”.
Se estima que los pacientes que padecen gripe precisan, como mínimo, de 2 a 5 días de incapacidad transitoria, lo que conlleva a su vez a un incremento notable de bajas laborales. En este sentido, el doctor Cisterna explica que es habitual que la gripe deje huella durante un par de semanas en quien la padece. Sin embargo, si transcurrido este tiempo la persona enferma continúa encontrándose mal y los síntomas persisten, debe consultar al médico para descartar complicaciones respiratorias u otras dolencias”.
Los expertos aconsejan beber abundante líquido para reponer los que se pierden como consecuencia de la fiebre, evitar el consumo de alcohol y tabaco, no acudir al trabajo para evitar la transmisión del virus y, sobre todo, descansar.