Helado de leche materna para calmar las molestias de la DENTICIÓN

09/06/2017 Se ha puesto de moda elaborar helados de leche materna para ofrecérselos al bebé cuando tiene molestias en las encías por la salida de los dientes. El frío desinflama las encías y calma las molestias. La leche materna es el mejor alimento que puede recibir tu hijo, pero antes de ofrecérselo en forma de helado consúltalo con tu pediatra.

Entre los 6 y los 12 meses comienzan a apuntar los primeros dientes en el bebé. Y para algunos niños (no todos) resultar molesto: se muestran inquietos, lloran, babean más de los habitual, tienen las encías inflamadas y enrojecidas y muerden todo lo que pillan. En esta época son útiles los mordedores ya que al ejercer presión sobre la encía calman el dolor, sobre todo si están fríos. No se aconseja utilizar medicamentos, aunque sean preparados naturales, sin consultar con el pediatra porque se ha visto que los geles que contienen benzocaína pueden producir una enfermedad de la sangre llamada metahemoglobinemia, que puede ser peligrosa, tal y como alerta la Sociedad Española de Pediatría.

 

Un helado de leche materna
Se está poniendo de moda entre las madres fabricar helados caseros de leche materna y ofrecérselos al niño en verano para que lo chupe y calme las molestias de la dentición, tal como ha publicado Tasia Blackwell en su página de Facebook, dónde puede verse a un bebé chupando un helado de leche materna.

Foto de Tasia BlackwellFoto de Tasia BlackwellEl frío del helado reduce la inflamación de las encías y calma el dolor. Pero, para mayor seguridad, pregunta a tu pediatra si puedes ofrecérselo a tu hijo y a qué edad. Al ser un alimento que se derrite en la boca, el riesgo de atragantamiento es menor, pero también puede ocurrir que el niño lo rompa al presionar con la encía y se lo trague. Todo dependerá de si el pequeño sabe chuparlo. Hay que dárselo siempre la vigilancia de un adulto.

Para realizar el helado basta con extraerse la leche, verterla en distintos moldes para polos y meterlos al congelador. Una vez congelados, meterlos en bolsas de plástico estériles y poner la fecha de congelación. Desde la Liga de la Leche ofrecen información sobre el tiempo que dura la leche materna congelada en función del tipo de congelador que se tenga en casa. Una vez que se lo ofrezcas al niño, no puedes volver a congelarlo. La leche materna descongelada se puede conservar en la nevera hasta 24 horas, no más.