Infección y sangre en la orina: síntomas frecuentes en los niños con piedras en el riñón

25/06/2010 Aunque el cólico nefrítico (dolor intenso en la zona lumbar) es el síntoma más común en los adultos con piedras en el riñón, en los niños se presenta en menos de la mitad de los casos. Éstos suelen sufrir con más frecuencia infección de orina y presencia de sangre en la misma.

Cuando un niño tiene piedras en el riñón puede presentar una amplia variedad de síntomas, dependiendo de la edad. El dolor lumbar y la hematuria (sangre en la orina) es más común en niños mayores y adolescentes, mientras que los lactantes y los niños en edad preescolar muestran síntomas menos específicos como irritabilidad o vómitos. “La mayor parte de los niños con piedras en el riñón en el tracto urinario presentan infecciones urinarias y hematuria (sangre en la orina), pero en general los síntomas son menos agudos y el cólico renal aparece en menos de la mitad de los niños que padecen la enfermedad”, explica el doctor Jorge Caffaratti, experto de la Asociación Española de Urología (AEU).
Los cálculos pueden formarse como resultado de la acumulación de sales cristalizadas y minerales como el calcio en las vías urinarias, o tras una infección urinaria. Según apunta este especialista, “entre las causas más frecuentes de piedras en el riñón en la infancia destacan por orden de mayor a menor frecuencia: las alteraciones metabólicas, las infecciones y las anomalías congénitas del tracto urinario”.
 
Cómo se tratan los cálculos en el riñón
Los niños con piedras en el riñón o con síntomas que hagan sospechar de ellas, deben ser vistos por un urólogo y tratados en un medio hospitalario. Se debe realizar un estudio exhaustivo parea detectar factores favorecedores de la aparición de los cálculos urinarios. “En general, una vez descartada la posibilidad de otros diagnósticos y/o factores de riesgo añadidos (disminución o ausencia de orina, riñón único, fiebre), la actuación terapéutica ante este cuadro clínico debe centrarse preferentemente en el tratamiento de la sintomatología, sobre todo, el dolor y, con posterioridad, en programar un seguimiento clínico adecuado hasta la completa eliminación del cálculo”, explica el doctor Jorge Caffaratti.
Actualmente, con el avance tecnológico, el tratamiento de los cálculos renales ha cambiado en pocos años. La litotricia extracorpórea por ondas de choque es un procedimiento mínimamente invasivo, muy bien tolerado por el paciente, que permite fragmentar los cálculos y su eliminación por la orina, evitando la operación quirúrgica. “Esta técnica es ampliamente utilizada en pediatría, demostrando resultados altamente satisfactorios. Se realiza en la mayoría de los casos bajo anestesia general y tiene pocas contraindicaciones, como las alteraciones de coagulación e hipertensión arterial, que han debido ser descartadas”, explica.