La DEPRESIÓN infantil es diferente a la del adulto

17/09/2017 Los síntomas de la depresión en los niños son diferentes a los de los adultos y la dosis de los tratamientos utilizados son menores.

La depresión supone un lastre significativo en los niños y adolescentes que afecta de forma significativa a su crecimiento y desarrollo personal, a sus relaciones sociales y familiares y, por supuesto, a su rendimiento escolar. Pero la depresión en el niño, no es igual que la del adulto: “El cuadro depresivo infantil es diferente al del adulto: el niño deprimido no te dice que está triste. Y las dosis y los plazos del tratamiento que se aplican son menores en la depresión infantil”, ha apuntado Guillermo Lahera Forteza, psiquiatra y profesor de Psiquiatría y Psicología Médica en la Universidad de Alcalá, durante el XVI Seminario Lundbeck, en Palma de Mallorca. Por eso ha destacado la importancia de que los niños sean tratados por un psiquiatra infantil y no por uno de adultos, una especialidad relativamente reciente en España, ya que se aprobó en 2014. El tratamiento, según Lahera, debe ser integral y a largo plazo. Y en algunos casos, no es necesario la administración de fármacos: “En depresión leve se recomienda psicoterapia y en depresiones moderadas y graves hay que combinar psicoterapia y fármacos”, dice.

 

Más frecuente entre chicas adolescentes que en chicos

Algunos estudios asocian la depresión en etapas infantiles o adolescentes con mayores probabilidades de sufrir trastornos depresivos durante la etapa adulta. Según la Sociedad Española de Psiquiatría, la frecuencia de los trastornos depresivos mayores oscila entre el 1–2% en los niños en edad escolar, y entre el 4–8 % en los adolescentes. La prevalencia de este trastorno en chicas adolescentes duplica a la encontrada en chicos. Otro dato muy importante es que la incidencia general aumenta, desde 1940, con cada generación y, de forma paralela, se observa además una disminución en la edad de aparición del trastorno.

En cuanto a los adultos, según datos recogidos en la “Estrategia de Salud Mental del Sistema Nacional de Salud”, España es el país europeo con las tasas más altas de síntomas depresivos en población de edad avanzada. “Se estima que los trastornos mentales ocupan el 30% de los problemas de salud atendidos en Atención Primaria”, señala Vicente Gasull, médico de familia y coordinador del Grupo de Salud Mental de SEMERGEN.