La guardería es la causa de las SIBILANCIAS en los niños

13/05/2014 Asistir a la guardería es la principal causa de que los niños más pequeños padezcan sibilancias o pitos en el pecho, un problema que en algunos termina por convertirse en asma, ya que los niños que acuden a la guardería suelen padecer más resfriados.

La asistencia a guarderías es la principal causa de sibilancias (pitos en el pecho) recurrentes en niños durante sus primeros años de vida, según los expertos de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP). “Las sibilancias son uno de los problemas más frecuentes en lactantes y un motivo muy habitual de consulta, visitas a urgencias e ingresos hospitalarios, lo que perjudica la calidad de vida de estos niños, tiene un gran impacto sobre los costes sanitarios y condiciona la aparición de asma en un futuro”, asegura el doctor Javier Pellegrini, vicepresidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), que ha participado en el congreso.
Para estudiar la prevalencia de las sibilancias recurrentes en los lactantes se ha realizado un estudio internacional, el primero de estas características, del que han formado parte la mayoría de los centros de salud de las provincias de A Coruña, Vizcaya, Murcia, Valencia, Salamanca y Cantabria, coordinados por el doctor Luis García Marcos, miembro de SEICAP. “Entre el 11 y el 18% de los niños lactantes han tenido sibilancias recurrentes en los centros estudiados”, asegura el doctor Pellegrini, que es pediatra en el Centro de Salud Pizarrales de Salamanca. Además, más del 40% de ellos visitaron urgencias por este motivo. 

 

Qué son las sibilancias del lactante
Las sibilancias o “pitos” son como silbidos que se forman en los bronquios al pasar el aire y suelen ser recurrentes en el primer año de vida, es decir, tres o más episodios al año. “La repetición de las mismas durante esa etapa, algo bastante habitual, puede condicionar la aparición de asma entorno a los 2 o 4 años de edad, sobre todo si a esto le unimos otro tipo de alergias diagnosticadas como la del huevo, antecedentes familiares de asma o dermatitis atópica”, explica el doctor Marcel Íbero, del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria de la SEICAP. De hecho, un estudio canadiense publicado en la revista Lancet advierte de que los niños que en edad preescolar tienen sibilancias presentan un déficit pulmonar cuando tienen seis años que persiste en la edad adulta, “lo que sugiere que una mayor susceptibilidad hacia las sibilancias en los primeros años de vida puede conducir a secuelas persistentes”.

 

Niños con más riesgo de tener sibilancias
Además de la asistencia a guarderías, también pueden influir en la aparición de sibilancias recurrentes otros factores de riesgo, demostrados en diferentes estudios científicos. Por ejemplo, “el hecho de haber pasado el primer resfriado durante los primeros tres meses de vida del bebé aumenta las posibilidad de sufrir sibilantes de manera repetitiva”, comenta el doctor Pellegrini. Los antecedentes familiares de asma, sobre todo por parte de la madre, “van a provocar mayor riesgo de estos síntomas en el lactante”, añade. El hecho de que la madre fume durante el embarazo puede influir. También se está estudiando la influencia de que la madre tome determinados medicamentos durante la gestación.
Para detectar de manera precoz un caso de asma futuro, los pediatras alergólogos realizan un test predictivo en el que tienen en cuenta todos estos condicionantes y para prevenir su aparición en casos concretos disponen de tratamientos como la inmunoterapia específica, es decir, con el alérgeno al que el niño es alérgico, “cuyo uso en casos de rinitis alérgica permite frenar su aparición”, concluye el doctor Íbero.