Los niños necesitan YODO: una cucharadita de sal yodada a diario es suficiente

9/02/2011 Los niños necesitan ingerir a diario yodo para que su crecimiento y su desarrollo intelectual sea el adecuado. Una cucharadita de sal yodada al día es suficiente para cubrir las necesidades y evitar problemas de tiroides en los más pequeños. Se recomienda también el consumo de pescado de mar y leche.

La deficiencia de yodo lleva asociadas alteraciones relacionadas con el correcto crecimiento de los niños y con alteraciones que afectan al desarrollo intelectual. “Algunos estudios realizados en nuestro país han descrito una disminución del coeficiente de inteligencia en población escolar que se ha asociado a este tipo de deficiencia”, explica el doctor Lluís Vila Ballester coordinador del Grupo de Trabajo de Trastornos de la Deficiencia de Yodo - Disfunción Tiroidea (grupo TDY-DT) de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN). Y añade que, “la cantidad de sal yodada que cabe en una cucharadita de café, al día, (unos 3 gramos) es suficiente para prevenir la deficiencia de yodo”.
Desde el grupo de trabajo de TDY-DT de la SEEN se va a realizar un estudio denominado Estudio Tirokid, que contará con más de 3.000 escolares repartidos por toda la geografía española. El objetivo es conocer si la nutrición de yodo de la población escolar es la adecuada. Gracias a este objetivo se conocerá también el consumo de alimentos ricos en yodo que los niños realizan y la prevalencia de disfunción tiroidea en la población infantil española con una edad comprendida entre los 6 y 7 años. Además, se pondrán establecer comparativas de los niveles de yodo y la prevalencia de su déficit entre distintas zonas geográficas de España.

Cuánto yodo necesitan los niños
La cantidad de yodo que debe ser ingerida para mantener unos niveles óptimos varía según la edad, género y estado fisiológico. Para la población, en general, incluyendo a los niños en edad escolar, se aconseja que al día consuman unos 150 mcg de yodo al día. “Una cantidad que puede obtenerse fácilmente consumiendo sal yodada. De ningún modo se trata de aumentar el consumo de sal, sencillamente cambiar la sal común o marina por la sal yodada. Algunas comunidades autónomas, como Asturias, Galicia, Andalucía y Castilla León, han normativizado que la sal yodada sea la que se utilice en los comedores escolares”, asegura el doctor, quien recomienda además el pescado de mar, ya que en el mar es donde se concentra la mayor cantidad de yodo, o el consumo de leche, alimento del que hoy sabemos que es rico en yodo. “En el caso de las mujeres embarazadas, las necesidades de yodo aumentan significativamente, siendo preciso que consuman no menos de 250 mcg al día”, asegura el experto. “Si la sal yodada estuviera presente en la cadena alimentaria a todos los niveles, la ingesta de yodo con la alimentación de cada día, sería, muy probablemente, suficiente. Mientras, se recomienda la suplementación con yoduro potásico durante el embarazo y la lactancia, y que la sal que se consuma en las familias sea sal yodada”, concluye.