Los pediatras deben conocer los SUPLEMENTOS suministrados a los bebés

18/08/2011 Casi uno de cada 10 bebés recibe suplementos o infusiones de plantas para calmar los problemas digestivos durante el primer año de vida, a pesar de que los productos no han sido probados y pueden contener sustancias contaminantes. Así se desprende de un estudio llevado a cabo en 2.653 madres sanas y recién nacidos hasta el año de edad, y publicado en la revista Pediatrics.

Los productos más comunes que las madres suministran a sus bebés para calmar los problemas digestivos son infusiones de manzanilla y de otras plantas con efectos medicinales y remedios populares a base jengibre, eneldo, hinojo y manzanilla, pero que pueden incluir alcohol y bicarbonato. En algunos casos se ha comprobado que estos productos estaban contaminados con bacterias y metales que pueden provocar reacciones alérgicas e incluso interactuar con otros medicamentos que hayan sido recetados al bebé. Las razones esgrimidas por las madres para el uso de suplementos fueron para ayudar a controlar la irritabilidad, la digestión, los cólicos, la relajación y la dentición.

El 9% de los bebés estudiados recibieron suplementos dietéticos o botánicos e infusiones en su primer año de vida, incluyendo niños de tan sólo un mes, aunque por lo general sólo en cortos períodos de tiempo. El uso por parte de las propias madres de este tipo de suplementos y una lactancia materna más larga se asocio significativamente con la administración a los neonatos de suplementos de los que las madres tenían conocimiento a través de amigos o familiares, profesionales de la salud y medios de comunicación.

Según Sara B. Fein, una de las autoras del estudio, "las madres pueden pensar en estos suplementos dietéticos como algo natural
y por lo tanto de menor importancia, pero pueden contener ingredientes contaminantes que no deben ser suministrados a los bebes por suponer un riesgo para la salud y los médicos deben ser informados de los suplementos o infusiones que los niños estén recibiendo. Los niños no son adultos en miniatura, sino que tienen un metabolismo distinto, órganos en crecimiento y hay que ser muy cuidadoso con cualquier sustancia que se les suministre".

Esta primera investigación sobre suplementos para bebés, publicada en la revista Pediatrics, se basó en el informe sobre alimentación infantil realizado por la Food and Drug Administration (FDA) y el Centers for Disease Control and Prevention en Estados Unidos. El estudio analizó datos de 2.653 madres sanas y recién nacidos hasta el año de edad.

Más información: http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2011/04/27/peds.2010-2294.full.pdf