Más pacientes con hepatitis B y sida recurren a la REPRODUCCIÓN Asistida

23/04/2013 Cada vez son más los pacientes con una infección crónica, como hepatitis B, C o sida, que recurren a las técnicas de Reproducción Asistida para tener hijos. Algunas de las enfermedades de transmisión sexual tienen efectos negativos sobre la fertilidad.

 

“Desde hace años, se ha constatado un incremento en el número de pacientes con hepatitis B, C y VIH que solicitan ser sometidos a técnicas de Reproducción Asistida”, explica el Dr. José Francisco Montoro, jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital San Juan de la Cruz, de Úbeda. Otro aspecto que hay que tener en cuenta en los pacientes con hepatitis B, C y con sida es que la tasa de éxito de los tratamientos de Reproducción Asistida se puede ver afectada. “Existen datos que sostienen la hipótesis de que la infección por VIH puede tener efectos negativos sobre la fertilidad. Por eso, estos hombres pueden tener disminuida la función testicular”.
Por otra parte, la Reproducción Asistida también se emplea en enfermos de cáncer. Las técnicas que más se utilizan para que las mujeres que han tenido un cáncer puedan ser madre son: la congelación de embriones ya fecundados, la vitrificación de ovocitos, la congelación de tejido ovárico, la protección médica de las gónadas, la transposición de ovarios y la maduración in vitro de los ovocitos. En el hombre, “lo que más se utiliza es la crioconservación del semen”, confirma el ginecólogo. Hay que tener en cuenta que con la mejora en los tratamientos oncológicos y con la eficacia de los programas de cribado precoz, se ha conseguido aumentar la tasa de curación y la supervivencia de los pacientes con cáncer y, “por eso, la función ovárica y el mantenimiento de la fertilidad son dos aspectos que cada vez preocupan más a las mujeres que han tenido un cáncer”.