BAYONA, GALICIA

BAYONA, GALICIA

Un microclima en las Rías Bajas
Mientras tomas el sol en la playa puedes contemplar el verde de los montes. Un destino ideal para familias. Por Olga Fernández (Fotos: Juan Fernández).
Amplias playas en la bahía. Museo de la Carabela Pinta. Bungalow frente al mar. Camping Bayona Playa.

Bayona se sitúa en una bahía de arena blanca y fina y está resguardada por bosques de pinos y eucaliptos. Mantiene una temperatura ideal, no muy calurosa en verano pero tampoco demasiado fría en invierno. Algunos edificios de esta localidad se han construido en zonas altas, alejadas de la playa, desde donde se divisan vistas maravillosas. Si decidís alquilar un apartamento en estos lugares, pensad que tendréis que subir y bajar para llegar a la playa cada día.

También encontraréis el Parador de Turismo “Conde de Gondomar”, uno de los más bonitos de España, situado en un lugar privilegiado, desde el que se domina toda la bahía de Bayona. El inconveniente es que resulta caro y, si se viaja con niños, pueden entretenerse en manipular los adornos y las antigüedades que decoran sus salones.

No dejéis de visitar los mercados, sobre todo el de Sabaris, municipio pegado a Bayona; en él los lugareños venden los productos de sus huertos y los marineros llevan el pescado del día.

Pasear y montar en bicicleta. Existe un paseo marítimo de más de ocho kilómetros que recorre toda la bahía y cuenta también con carril bici que continúa hasta la vecina playa de las Américas. Si sois aficionados al ciclismo, conviene que os llevéis las bicicletas.

Visitar el barco museo. Bayona fue el primer puerto de Europa que recibió la noticia del descubrimiento de América. El 1 de marzo de 1493, la Carabela Pinta, capitaneada por Martín Alonso Pinzón, atracó en estas aguas. Con la conmemoración del V Centenario del Descubrimiento se construyó una réplica de la embarcación que permanece amarrada en uno de los muelles. En su interior guarda un pequeño museo colombino: reproducciones de los metales, plantas, alimentos y animales exóticos hallados en el nuevo mundo.

DONDE DORMIR

Bungalow de madera. Están situados justo al borde del mar, en la misma playa. Os despertaréis y os dormiréis con el sonido de las olas y podréis contemplar unas puestas de sol espectaculares. Este sitio privilegiado sólo lo ofrece el camping Bayona Playa, ya que está situado sobre una lengua de arena blanca que separa el mar de la ría. Cuenta con servicios variados para sus clientes: escuela de piragüismo, parque acuático, espectáculos nocturnos, restaurante–hamburguesería en la misma playa, etc. Podéis obtener más información (cómo llegar y tarifas) en su página web: www.campingbayona.com
Otra opción es alquilar uno de los muchos apartamentos que se ofertan en le municipio.

DONDE COMER

Comer marisco e ir de tapas. El casco antiguo de Bayona fue declarado conjunto de interés histórico-artístico por la Dirección General del Patrimonio en 1993, coincidiendo con la celebración del V Centenario de la Arribada. La mayoría de sus edificios son de piedra. Podéis encontrar muchos restaurantes dónde poder comer una mariscada a precios bastantes asequibles (mariscada para dos por unos 30 €). También es costumbre de Bayona ir de tapas por el casco antiguo, hay un sinfín de bares y tascas que ofrecen suculentos y variados platos: pulpo de la ría, rape (ideal para los niños porque no tiene espinas), zamburiñas a la plancha, revuelto de ortigas o de algas, centollos, navajas, etc.

(26/04/2010)