PARÍS

PARÍS

Un paseo por la capital romántica
...o dos, o tres... O los que te apetezcan. Porque la capital de Francia hay que verla a pie para disfrutar con intensidad de sus monumentos, parques y avenidas. Por Beni Urkijo (Fotos: Adrián Fernández).
Oh, la, la...la Tour Eiffel Espectáculo para niños en Campo de Marte Museo D'Orsay: El arte no es cosa de mayores Mmmmm...macarons rojos, azules, amarillos... La gran noria, referente estival junto al Louvre Amor eterno encandenado en Pont des Arts Los mercados biológicos: muchos y visitados Un picnic en Buttes Chaumont relaja y satisface Típico bistro en La plaza de Clichy Trocadero desde la Torre Eiffel La frutería de Amelie, no te la pierdas

El mejor plan para aprovechar la estancia en la capital francesa es salir a caminar cada día con un par de destinos en la mente pero sin prisa. Saboreando los pequeños comercios que todavía dan vida y color a las calles parisinas con sus particulares escaparates. Y cuando llegue la hora de reponer fuerzas o de tomar un café, disfrútalo en una de las muchas terrazas a la calle de los típicos bistros y brasseries. Cuidado con los precios, una consumición en terraza supone un suplemento importante sobre la tarifa en barra pero seguro que algún día puedes darte ese capricho.

En general, los precios en París son como mínimo el doble que en España. Así que una buena idea es imitar a los parisinos y preparar un buen pique-nique para tomar en uno de los muchos parques y jardines que jalonan la ciudad. En ellos descansarás del bullicio del tráfico y podrás refrescarte a la sombra si tienes la suerte de que te acompañe el sol.

Tómatelo con calma: la capital francesa es grandiosa y no sólo por sus colosales edificios y monumentos sino también por sus distancias. Organiza tus visitas por orden de preferencia y no te preocupes si no eres capaz de cumplir con tus previsiones: lo que hayas conseguido ver te resultará suficiente y satisfactorio. París nunca defrauda, ni en pequeñas dosis.

Pero no esperemos más, empecemos. Ahí van nuestras propuestas. 

Tour Eiffel: No podía ser otro nuestro primer destino. Por muchas veces que hayas visto su imagen te quedarás perplejo cuando te encuentres en su base y mires hacia arriba. Es un monumento de tal magnitud que no deja a nadie indiferente. Sube andando hasta el segundo nivel entre los hierros y tornillos que soportan este artilugio. Desde aquí tendrás unas estupendas vistas de la ciudad y, si no es suficiente, puedes acceder en ascensor hasta su punto más alto: 324 metros www.toureiffel.paris

MUSEOS: Muchas son las posibles propuestas y la elección dependerá de tus gustos. Elige entre el antiguo Egipto, el clasicismo grecorromano y la Gioconda del Louvre www.louvre.fr o la pintura impresionista de Van Gogh, Gauguin y Dupre en el museo d'Orsay www.musee-orsay.fr ubicado en una antigua estación de tren reconvertida que aún conserva su maravilloso reloj. O mejor, no elijas y haz hueco para los dos, imprescindibles. Y quien dijo que los niños se aburren: alquila una audioguía y verás como prestan más atención de la te imaginabas.

Otras opciones recomendables son el moderno y futurista centro Pompidou dispone también de una galería para niños www.centrepompidou.fr y en sus alrededores siempre hay espectáculos callejeros

Quai Branly con su exuberante jardín vertical en la fachada y sus ídolos y máscaras de lugares exóticos www.quaibranly.fr/es/

Museo de la Orangerie: Las Nympheas que Monet pintó en su jardín son el principal atractivo www.musee-orangerie.fr

En la Île de la Cité nos espera Notre Dame: Imponente símbolo del esplendor gótico donde fue coronado Napoleón y el desbordante colorido de las quince vidrieras de Sainte-Chapelle.

El Sena es atravesado por 37 puentes y el más largo, Alexandre III, es el que más destaca. Aprovecha el atardecer para deslumbrarte con el brillo de sus ornamentos dorados.

El palacio Garnier en la Ópera  es el barroco elevado a lo sublime: un despliegue decorativo nunca visto www.visitepalaisgarnier.fr

Y cuando la tarde llegue a su fin, dejate perder por Saint-Germain-des-Prés entre sus cafés y terrazas.

Montmartre puede ser una excursión ideal para los más mayores a no ser que tus hijos hayan visto la película de Amelie y quieran reconocer el Café Deux Moulins en el que trabajaba, ver su frutería preferida o acceder al Sacré-Coeur en funicular para descubrir un curioso viñedo en pleno París.

Bateau-mouches: Mejor navegar de noche por el Sena para ver la ciudad resplandeciente y sus monumentos iluminados a ambos lados del Sena. Si tienes suerte verás centellear la Tour Eiffel: sucede a cada hora en punto.

Y como colofón a nuestra estancia que mejor destino para los más pequeños que una excursión a Eurodisney donde comprobarán que los sueños, a veces, se hacen realidad.

PARQUES:

Tuileries: Junto al Louvre y como prólogo a los Champs-Élysées. Desde su avenida central tienes una magnífica vista del Obelisco y del Arco del Triunfo. Hay cientos de sillas para descansar.

Monceau: El parque más chic a un paso del arco del Triunfo.

Buttes-Chaumont más que un parque es un pequeño bosque dentro de la ciudad: ideal para hacer pique nique.

Luxemburgo: simétrico, señorial, cuadriculado, elegante con el palacio del Senado. Ojo, en el parque infantil cobran entrada.

Jardín des Plantes fue creado para el estudio medicinal de la botánica y ahora alberga un pequeño zoo y la Galería de la Evolución animal www.mnhn.fr

Parc de la Villete: con actividades para niños y cine al aire libre http://www.villette.com En su interior se encuentra la Ciudad de las Ciencias en la que te enseñarán un simulador de vuelo, presentarás un programa de televisión o verás el interior de tu cuerpo www.cite-sciences.fr

CURIOSIDADES

Catacumbas: puede que los niños, con su diferente sentido del lo necrológico, aprovechen esta visita mejor que los mayores durante el kilómetro de paredes donde reposan los huesos y cráneos, perfectamente apilados, de millones de parisinos.

La Criée du Phare: Un faro marino en pleno París.

El museo de la Curiosidad y la Magia en la rue Saint Paul dejara con la boca abierta a los más peques. www.museedelamagie.com/

El barrio japonés en la rue Sainte-Anne con sus peluquerías y restaurantes nipones o el barrio judío en Le Marais con sus establecimientos de comida kosher

Los billares de la Plaza de Clichy con más de un siglo de antiguedad e iluminados por una gran claraboya.

La Grand Roue: una noria de 60 metros qu ese instala todos los veranos en la rue Riivoli, junto al museo del Louvre.

En Paris hay dos grandes acuarios con tiburones y peces de aguas tropicales www.cineaqua.com www.aquarium-portedoree.fr

Mercado de flores de la Ile de Saint Louis.

En el Pont des Arts los amantes sellan su amor cerrando un candado en su pasarela: hay miles y algunos ya han provocado que la barandilla ceda por su peso.

Hay dos réplicas de la estatua de la Libertad aunque a tamaño más reducido en la isla de los Cisnes y en el parque Luxemburgo: la de Nueva York fue un regalo de los franceses a los americanos diseñado por Eiffel, el mismo de la Tour Eiffel.

Paris Plages: ¿Quién ha dicho que Paris no tiene playa? En verano la orilla del Sena se transforma con arena, sombrillas y hamacas www.paris.fr/parisplages

Súbete en el primer vagón de metro de a la línea 1 o de la 14 y… agárrate: viajas ¡sin conductor!

Toma un cuscús y un te a la menta en la mezquita árabe.

DONDE COMER

Para desayunar un croissant crujiente, a mediodia nos puede servir con un sencillo pique-nique en el que no falte una baguette rellena de embutido francés y de postre macarons, galletas de almendra de diferentes sabores y colores.

Para cenar puedes reservar en una creperie y pedir de primero una gallete salada y de postre una crepe dulce o probar una  ratatouille como la de la película.

En el país de los quesos alguno habrá que probar: además de los diferentes quesos regionales, los encontrarás con todo tipo de aderezos como higos pasas, nueces… Los puedes encontrar en los mercados como el de Mouffetard. Son un buen lugar para saborear de primera mano la comida parisina. 

 

COMO MOVERTE

El metro de Paris no es tan moderno ni tan limpio como el de Madrid pero es más rápido y efectivo. 

La red de bus es amplia y te permitirá recorrer París a un precio más barato que el bus turístico: utiliza las líneas que recorren el centro y los márgenes del Sena (la 63 y la 72), los Campos Elíseos (la 58), la Ópera y Saint-Germain-des-Prés (la 27), la Ile de la Cite (la 21)… Un mismo billete te sirve para hacer todos los transbordos que quieras en hora y media, e incluso en metro y tren de cercanías (RER)

Echa cuentas antes de comprar una tarjeta de transporte para turistas: la tarjeta Paris Visite cuesta 33,70 € para cinco días mientras que la Passe Navigo, utilizada por los parisinos, cuesta 19,15 € por semana natural. Normalmente lo más económico para los turistas es comprar un taco de 10 billetes por 12,70 € con precio reducido para menores de 10 años.

Lo mismo ocurre con la tarjeta Paris Museum Pass cuyo precio oscila entre los 42 €, para dos días de uso en todos los museos de la ciudad, y los 69 € para seis días. Calcula cuantos museos podrás visitar (que no es lo mismo que cuantos quieres visitar) y saca la calculadora: la entrada a un museo ronda los 10-12 € y los menores de 25 años suelen entrar gratis.

 

Parques de atracciones cerca de Paris

Disneyland: http://www.disneylandparis.fr

Parque Astérix: http://www.parcasterix.fr/

Playmobil Fun Park: http://www.playmobil.fr/on/demandware.store/Sites-FR-Site/fr_FR/Page-Show?cid=START_PARIS

La Mer de Sable: http://www.merdesable.fr/

Francia en miniatura: http://www.franceminiature.fr

Planete Pilote: http://www.museeairespace.fr/planete-pilote/presentation/

Sherwood Parc: http://www.sherwoodparc.com

(03/10/2014)