Depresión postparto

Cómo tratarla sin fármacos para no interferir en la lactancia
Parto y Postparto / Salud La depresión postparto puede tratarse con la técnica de estimulación magnética trascraneal que es compatible con la lactancia, indolora y no presenta efectos secundarios. Consiste en modificar el nivel de actividad de distintas áreas del cerebro mediante una estimulación externa, en este caso, un estímulo magnético, inhibiéndolas o excitándolas. Por Olga Fernández.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que una de cada seis mujeres que da a luz sufre sufre depresión postparto. El tratamiento con fármacos puede interferir en la lactancia, por eso en determinados casos se opta por tratamientos no farmacológicos: “Por la neuromodulación o estimulación magnética trascraneal (EMTr), que consiste en modificar el nivel de actividad de distintas áreas de nuestro cerebro mediante una estimulación externa, en este caso, un estímulo magnético, inhibiéndolas o excitándolas, en función de las características del estímulo”, indica el Dr. Julio Prieto, neurofisiólogo en el Hospital Gregorio Marañón, de Madrid, y asesor científico de la Unidad de Tratamiento de la Ansiedad y Depresión de Vithas Internacional. La depresión postparto es un cuadro clínico grave para la madre y con importantes repercusiones para el bebe ya que la relación emocional que se establece entre madre e hijo se ve claramente deteriorada si la madre atraviesa un episodio depresivo. De ahí la necesidad de detectar estos episodios y de tratarlos cuanto antes. Suelen utilizarse antidepresivos que tienen efectos secundarios para la madre y que condicionan la lactancia materna. De ahí que técnicas como la estimulación magnética sean mucho más recomendables que los antidepresivos“, explica el Dr. Gabriel Rubio, jefe de Psiquiatría del Hospital Universitario 12 de Octubre y asesor científico de la Unidad de Tratamiento de la Ansiedad y Depresión de Vithas Internacional.


Estimulación magnética
Según explica el doctor Julio Prieto, la estimulacion magnética trascraneal repetitiva (EMTr) es inocua y se puede administrar en cualquier momento del postparto e incluso durante el embarazo. “No provoca ningún tipo de efecto secundario sobre la madre ni sobre el bebé”. ¿En qué casos se aplica? “Se puede aplicar en todo tipo de depresión, con un nivel de eficacia alta. En el caso de las depresiones leves, no está indicado ningún tipo de tratamiento farmacológico ni biológico, ya que este tipo de alteraciones del estado de ánimo desaparecen en cuanto las mujeres se recuperan de los cambios físicos que ocurren durante el parto (pérdidas de sangre, molestias por la episiotomía, adaptación a la nueva realidad de ser madre)”, responde el Dr. Gabriel Rubio.
La técnica parece mostrar buenos resultados: “En el caso de pacientes deprimidas no tratadas farmacológicamente el porcentaje de eficacia de la estimulación magnética es superior al 80%. En los casos en los que las pacientes están siendo tratadas con antidepresivos y no ha habido éxito, la eficacia de la técnica es superior al 60%”, dice el psiquiatra.


Técnica indolora
La técnica de estimulación magnética trascraneal repetitiva es indolora y no requiere preparación previa. El paciente permanece tumbado en un sillón mientras se le aplican 3.000 estímulos a una determinada frecuencia durante un tiempo aproximado de 40 minutos. El tratamiento completo consiste en 20–30 sesiones de estimulación aplicadas 5 días a la semana. Tras la sesión de estimulación el paciente puede continuar su vida normal. “El objetivo de la técnica es normalizar el funcionamiento de determinadas áreas de la corteza frontal que presentan un déficit funcional en los pacientes con depresión. Es una técnica indolora y segura, sin apenas efectos secundarios; lo más frecuente sería una leve cefalea que remite, en el caso de ser necesario, con analgésicos habituales”, explica el doctor Julio Prieto.
La principal ventaja que ofrece, en caso de depresión postparto, es que, al evitar los fármacos, “no afecta al desarrollo del recién nacido, de modo que puede utilizarse con total seguridad durante el período de lactancia”, apunta el Dr. Rubio.

(25/05/2017)