En forma tras el parto (II)

Ejercicios acuáticos para tonificar tu cuerpo tras la cuarentena
Parto y Postparto / Salud Recuperar la forma tras el parto implica realizar ejercicio, pero el deporte intenso no está indicado hasta pasada la cuarentena. Aquí tienes un programa de ejercicios para cada momento del postparto: unos más suaves para fortalecer el suelo pélvico tras el parto y otros más intensos para recuperar la forma tras la cuarentena. Por Mar Fernández.

Tras el parto, la mayoría de las madres suelen quedarse con algún kilo de más y los músculos de su cuerpo no presentan la tonicidad que tenían antes del embarazo. Para tonificar el periné existen una serie de jericios suaves que puedes poner en práctica tras el parto. En cambio, para adelgazar y recuperar la forma deberás esperar cuarenta días (la cuarentena). Aunque te veas gorda, no debes agobiarte o apresurarte en realizar ejercicio o dieta de adelgazamiento. En primer lugar, debes saber que el ritmo que te impone el cuidado del bebé te va a ayudar a adelgazar, y si le das el pecho, volverás a recuperar tu figura antes de lo que imaginas, ya que la lactancia desencadena contracciones uterinas que ayudan a que este órgano vuelva a su tamaño original. “Es importante concienciar a la mamá de que la tripa residual no se eliminará por completo hasta que tengamos tonificado el periné y podamos iniciar los ejercicios para tonificar la musculatura abdominal superficial, explica Patricia Carrasco, fisioterapeuta del equipo responsable del Programa de Recuperación Post-natal de USP Hospital San José – IQTRA. 

Ejemplos de ejercicios aeróbicos
Se puede conseguir el peso previo al embarazo en 2–3 meses, siempre y cuando seas disciplinada. La constancia es el secreto del éxito. Si dispones de piscina o tienes la facilidad de ir a una cerca de tu domicilio, puedes poner en práctica estos ejercicios en  el agua. Te ayudarán a tonificar el cuerpo y a combatir o evitar la hinchazón. El masaje y la presión del agua favorecen la eliminación de líquidos.

 

1. CORRER EN EL AGUA. Intenta correr lo más rápido posible alrededor de la piscina (debe ser en una piscina donde hagas pie). Las mancuernas o pesas de corcho te ayudan a trabajar los brazos, ya que ejercen resistencia, además del ejercicio aeróbico que haces con las piernas.

 

 

 

2. BICICLETA. Con ayuda de la flotación (por ejemplo, un churro), sujetate a la escalerilla de la piscina, eleva las piernas y haz durante 5 minutos el movimiento de pedaleo de una bicicleta.

 

 

3. BRAZOS. Toma las mancuernas y pon los brazos a lo largo del cuerpo, elévalos hasta la posición de “brazos en cruz” y vuelve a la posición inicial.

 

4. RELÁJATE. Para finalizar, realiza estas posiciones de relajación, incorporando si lo deseas, respiración abdominal y combinada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos facilitadas por USP Hospital San José – IQTRA, en Madrid

 

 

(18/05/2017)