Primera regla tras el parto

Cómo reducir la hinchazón con seis medidas
Parto y Postparto / Salud Tras el parto, habrás estado unas cuantas semanas sin regla. Cuando llega la primera menstruación es normal que sientas molestias que ya habías olvidado: dolor de cabeza, tensión en los pechos, irritabilidad y retención de líquidos. Si te encuentras muy hinchada, prueba a seguir las siguientes medidas para aliviar tensión. Por Olga Fernández.

Muchas mujeres experimentan, en mayor o menor medida, síntomas desagradables o molestias unos días antes de la menstruación y también durante la misma: dolor de cabeza, tensión en los pechos, hinchazón abdominal, retención de líquidos e irritabilidad. Se conoce como Síndrome Premenstrual (SPM) y, según un estudio que recoge los datos de 2.108 mujeres en edad fértil publicado en la revista científica "The European Journal of Obstetrics and Ginecology'", afecta nada menos que al 73,72% de las mujeres. Varios ginecólogos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) han elaborado un documento de consenso (Síndrome Premenstrual) donde se recomiendan una serie de consejos que pueden ayudar a reducir la hinchazón.

   

1. Come poco y a menudo. Los consejos van orientados a conseguir una dieta equilibrada, repartiendo la ingesta en varias comidas a lo largo del día, por ejemplo hacer seis pequeñas comidas en lugar de tres grandes. De esta forma, se reduce la sensación de llenura. También hay que evitar los hidratos de carbono de absorción rápida (dulces, bollería, azúcar) para ayudar a mantener un nivel estable de glucosa en sangre, sin subidas y bajadas que favorecen la hinchazón.


2. Reduce la sal. La sal contribuye a retener líquidos y, por tanto, a la hinchazón. No cocines con sal, en su lugar puedes utilizar especias o hierbas aromáticas para dar sabor a las comidas. Hay que tener en cuenta que la mayoría de los alimentos procesados contienen sal como conservante. Entre los que incluyen más cantidad están las conservas, los embutidos y los platos precocinados. Además, la reducción de la ingesta de sal es una de las recomendaciones de la OMS para evitar problemas cardiovasculares.


3. Toma diuréticos naturales. Te pueden ayudar a eliminar líquidos, por ejemplo la piña natural (no en conserva), el té verde o el jengibre.


4. Apúntate al yoga. Un estudio reciente realizado en Taiwán ha observado que tras doce semanas de práctica de yoga, las mujeres con síndrome premenstrual experimentaron menos dolor menstrual y disminución significativa de la inflamación abdominal.


5. Toma suplementos de calcio y magnesio. Si estás dando el pecho, debes consultarlo con el ginecólogo. Estos dos minerales parecen tener efectos positivos, tal y como se recoge en el documento de consenso de la SEGO: “Tomar dosis de 1000–1.200 mg al día de calcio durante tres ciclos menstruales ha demostrado mejoría en cuanto a la intensidad de la depresión, retención hídrica, dolor, antojos alimenticios, fatiga e insomnio”. Y lo mismo dice del magnesio: “Dosis entre 200 y 360 mg/día han demostrado tener cierto efecto beneficioso, reduciendo tanto los síntomas físicos como los emocionales”. Los alimentos ricos en calcio son sobre todo los lácteos (leche, mantequilla, yogur, queso), y en magnesio, el chocolate.

 

6. Sol: 10 minutos al día. La fototerapia ha mostrado ser eficaz en un estudio realizado en Canadá que comparó los resultados obtenidos al exponer durante 30 minutos a un grupo de pacientes con tensión premenstrual a una luz similar a la del sol, frente a otro grupo expuesto a lámparas fluorescentes normales, durante la fase lútea (tercera fase del ciclo menstrual que empieza justo después de la ovulación). Este estudio muestra mejores resultados en el primer grupo, con reducción de la sintomatología física y emocional. “El efecto beneficioso se obtendría a través del sistema de la serotonina y/o melatonina. En base a esto, la exposición al sol durante la fase postovulatoria, puede ser una opción futura”, señalan en documento de consenso de la SEGO. Sin embargo, debes ser prudente con el sol porque está directamente relacionado con el cáncer de piel, por eso la recomendación que se hace desde MedlinePlus, el servicio de salud de Estados Unidos, es tomarlo 10 o 15 minutos al día y pasado este tiempo utilizar protección solar.

(16/11/2017)