Consulta preconcepcional

Cómo debes prepararte para ser madre
Quiero un Bebé / Salud ¿En qué consiste la consulta preconcepcional y para qué sirve? Se trata de una revisión médica antes de quedarse embarazada con el fin de evitar ciertas malformaciones, como por ejemplo la espina bífida. El control médico y la toma de vitaminas unos meses antes de la gestación pueden prevenir muchos problemas. Por Mar Fernández.

Más del 80% de las embarazadas no acude al ginecólogo para planificar la gestación, según el Estudio GestMujer, una encuesta realizada a más de 1000 mujeres en España para conocer los hábitos y promoción de la salud en el embarazo. Con el control previo a la gestación se pueden evitar malformaciones, como la espina bífida, un defecto del tubo neuronal que afecta cada año a entre 320 y 400 recién nacidos. Este problema se puede prevenir si la madre toma durante los meses anteriores al embarazo suplementos de ácido fólico. "La consulta preconcepcional forma parte de la asistencia perinatal, ya que la salud durante el embarazo depende en gran medida del estado de salud o enfermedad, nutrición, hábitos personales, estilo de vida e influencias ambientales de la mujer antes de concebir", advierte el Dr. Ernesto Fabre, jefe de Servicio de Ginecología y Obstetricia en el Hospital Lozano Blesa (Zaragoza).

 

¿EN QUÉ CONSISTE LA CONSULTA PRECONCEPCIONAL?
Cuando la mujer desea iniciar la gestación debe acudir a su médico de familia o a su matrona solicitando consejo para la preparación de su futuro embarazo. En el caso de que padezca una enfermedad, como diabetes mellitus, epilepsia, cardiopatías u otras, o tenga malos antecedentes reproductivos, como embarazos con malformaciones o anomalías cromosómicas, o embarazos con complicaciones (por ejemplo, hipertensión arterial), deben ser remitidas al especialista en obstetricia para que realice el consejo más apropiado. El contenido específico de la consulta preconcepcional depende de las condiciones específicas que existen en cada mujer. Aunque es posible un acuerdo sobre un mínimo de acciones comunes, el contenido de la consulta se debe adaptar a los problemas identificados.
Las pruebas rutinarias suelen consistir en análisis de sangre, ecografía y citología. Si hay antecedentes de malformaciones, abortos de repetición o enfermedades hereditarias en la familia, puede ser necesario realizar análisis genéticos.

 

¿QUÉ PROBLEMAS PUEDE EVITAR ESTA CONSULTA?
Uno de los principales beneficios que proporciona la consulta preconcepcional es la prevención primaria de los defectos del tubo neural (DTN) con la toma de suplementos de folatos o ácido fólico. Los nacidos con anencefalia, el más grave de los DTN, tienen malformaciones craneales y cerebrales, y no superviven. Los nacidos con espina bífida abierta, el más frecuente de los DTN, tienen grados variables de parálisis de las extremidades inferiores y alteraciones de las funciones vesical e intestinal.
Los padres con un hijo afectado por un DTN tienen un riesgo de recurrencia en embarazos futuros casi 10 veces mayor que el que tiene una pareja sin ningún antecedente. Sin embargo el 95% de los DTN aparecen en parejas en que no existen antecedentes familiares, hecho que tiene una gran importancia en la prevención primaria de la enfermedad. La mujer sin factores de riesgo de tener un hijo con DTN, que planifica su embarazo y que cumple correctamente las prescripciones médicas, debe seguir una dieta con alimentos ricos en folatos (vegetales de hoja verde) y la suplementación diaria con un preparado multivitamínico con ácido fólico (0,4 a 1 mg al día) desde al menos dos o tres meses antes de la concepción. Mientras que en la mujer con factores de riesgo de tener un hijo con DTN, como epilepsia, diabetes mellitus insulino-dependiente, obesidad o antecedentes familiares de DTN se recomienda aumentar la ingesta de alimentos ricos en folatos y la suplementación diaria con un preparado multivitamínico con ácido fólico (5 mg) desde al menos dos o tres meses antes de la concepción y hasta la 10ª – 12ª semana posconcepción.

 

¿QUÉ TIPO DE MUJERES PUEDE ACUDIR A ELLA?
La consulta preconcepcional es útil tanto para la mujer sana como para la mujer enferma. "El objetivo no sólo debe ser ofertar la consulta preconcepcional a las mujeres que acuden espontáneamente a solicitar consejo antes de iniciar un embarazo, o a las mujeres que son remitidas por la existencia de factores de riesgo, como malos antecedentes reproductivos o por padecer una enfermedad crónica, como ocurre en la actualidad. Si esto fuese así, se perdería un importante número de oportunidades de realizar una prevención primaria. La mujer sana, sea cual sea su edad o el número de hijos que ha tenido, se beneficia de la consulta preconcpecional", indica el ginecólogo.
La identificación de una mujer con cualquier enfermedad crónica o con hábitos perjudiciales para su salud, cuando planifica un embarazo, permite el tratamiento de la enfermedad, la utilización de acciones educativas para modificar sus comportamientos, proporcionar información para que la mujer tome decisiones en relación con su futuro embarazo de acuerdo con los riesgos identificados, y en raras ocasiones recomendar que el embarazo sea evitado. Por ejemplo, una mujer asmática que desee quedarse embarazada debe saber que determinados fármacos que se toman para el asma han de sustituirse por otros durante el embarazo, esto se controla en la consulta preconcepcional. O por ejemplo, las mujeres que han sufrido algún aborto, "después de un aborto espontáneo la pareja tiene un aumento casi imperceptible del 15% de tener otro. Sin embargo, si existe el antecedente de dos abortos espontáneos el riesgo de tener un nuevo aborto aumenta a casi un 25% y si tiene el antecedente de tres abortos existe un riesgo del 33% de que tengan un cuarto. La SEGO considera que existe un aborto de repetición cuando se han producido al menos dos abortos consecutivos o más de dos alternos. En esta situación la mujer debe ser remitida a la consulta del ginecólogo para que intente conocer las causas de los abortos repetidos, y poner tratamiento si es posible. No es adecuado iniciar el estudio sólo por el antecedente de un aborto", aclara el especialista.

(30/10/2013)