“Tiene el culete irritado”

Diez consejos para evitar la dermatitis del pañal
Tu Bebé / Salud El calor, los pañales ceñidos o húmedos, la introducción de nuevos alimentos en la dieta y las infecciones por hongos o bacterias son algunas de las causas que originan la dermatitis del pañal, una irritación muy molesta para el bebé. Se puede evitar con unas medidas. Por Mar Fernández.

Los bebés son especialmente propensos a padecer irritaciones en la zona del pañal e incluso en los muslos y barriguita. Un problema conocido como dermatitis del pañal, que provoca el enrojecimiento de su delicada piel y que puede incluso degenerar en la aparición de heridas si no se trata a tiempo. “La dermatitis irritativa del área del pañal aparece normalmente por una mezcla de factores, como la excesiva humedad, la fricción y el contacto con la orina y las heces”, explica Belén Benito, farmacéutica de Laboratorios Suavinex. A estos factores hay que añadir que la piel del bebé es muy delicada y permeable, por lo que es más fácil que los gérmenes la contaminen. Siempre que detectes irritación en el culete de tu bebé, debes llevarlo al pediatra para que te recomiende la crema protectora más adecuada.

Consejos para evitar la dermatitis del pañal
Cambia al bebé después de cada toma y siempre que detectes que ha hecho sus necesidades. Ten en cuenta que en verano, con el calor, hay más posibilidades de que sufra irritaciones o escoceduras en la zona del pañal. Belén Benito, farmacéutica de Laboratorios Suavinex, recomienda estos consejos para prevenir el problema:

1. Cambiar de manera frecuente el pañal para evitar que la humedad o las bacterias generadas por las deposiciones afecten al Ph de la piel del bebé.

2. Tras cada cambio asegurarse que toda la zona que cubre el pañal queda bien limpia, preferiblemente empleando una esponja natural, agua tibia y geles sin jabón no agresivos con su piel.

3. Una vez limpio es importante secar la zona con cuidado, sin frotar, prestando especial atención a las zonas de pliegues para que no queden húmedas, y no poner polvos de talco ya que el bebé puede inhalarlos.

4. Tras cada cambio de pañal aplicar una crema que aísle la piel de la humedad, ayude a cicatrizar y evite posibles irritaciones. “Es muy recomendable emplear cremas de barrera regenerantes para aislar la piel de la humedad tras cada cambio de pañal. Si es posible, es preferible que tengan ingredientes activos como el aceite de almendras dulces, la manteca de karité o el dióxido de titanio, pues aceleran el proceso de cicatrización”, aconseja la farmaceútica..

5. Evitar ponerle el pañal demasiado ajustado. Es mejor dejárselo algo suelto para evitar que la fricción o rozamiento del mismo afecte a la piel.

6. En verano, una de las épocas en la que más se intensifican los casos de dermatitis del pañal a causa de las altas temperaturas, Belén Benito recomienda dejar al bebé todos los días un ratito sin pañal “ya que el aire ayudará a fortalecer la piel de la zona”.

7. Al introducir en su dieta los alimentos sólido, hay que tener especial cuidado con la higiene y los cambios de pañal, dado que el cambio en la alimentación altera el Ph de la orina y de las deposiciones, lo que incrementa las posibilidades de que aparezcan las molestas irritaciones

8. Los bebés alimentados con leche materna están menos expuestos a padecer dermatitis del pañal, ya que ésta reduce la cantidad de orina que, además, es menos alcalina. “Es muy positivo mantener la lactancia materna, que reduce la cantidad de orina y hace que sea menos alcalina”, señala la experta.

9. Si se utilizan pañales de tela, es mejor lavarlos con detergentes sin fragancias y evitar los suavizantes.

10. En el caso de persistir la piel irritada, es importante acudir al pediatra. “En caso de que al bebé no se le aprecien signos de mejoría en unos tres o cuatro días será necesario acudir al pediatra por si fuera necesario recetarle algún tratamiento”, recalca la experta.

(17/02/2019)