ROBLEDILLO DE GATA, CÁCERES

Robledillo es una foto fija detenida en el tiempo y está empeñado en mantener su arquitectura popular, atrapada por sus estrechas y empinadas callejuelas, y rodeada por huertos, bancales de viñas y olivos al arrullo del río Árrago. No encontrarás nada más…y nada menos ya que, hoy día, es difícil descubrir un entorno tan puro, intacto y genuino para pasar un delicioso fin de semana en familia o unas vacaciones en el campo.

Ahhhh, y que no se te olvide llevar dinero en efectivo y gasolina suficiente, en este pueblo alejado y recóndito acurrucado junto al río, no hay cajeros, ni gasolinera. No hay hueco para todo aquello que no pueda mezclarse con la naturaleza en igualdad de condiciones.

Robledillo es una foto fija detenida en el tiempo y está empeñado en mantener su arquitectura popular, atrapada por sus estrechas y empinadas callejuelas, y rodeada por huertos, bancales de viñas y olivos al arrullo del río Árrago. No encontrarás nada más…y nada menos ya que, hoy día, es difícil descubrir un entorno tan puro, intacto y genuino para pasar un delicioso fin de semana en familia o unas vacaciones en el campo.

Ahhhh, y que no se te olvide llevar dinero en efectivo y gasolina suficiente, en este pueblo alejado y recóndito acurrucado junto al río, no hay cajeros, ni gasolinera. No hay hueco para todo aquello que no pueda mezclarse con la naturaleza en igualdad de condiciones.

Y recuerda que por Robledillo no se pasa, debes ir para encontrarlo y sumergirte en el silencio de su valle, en los sombríos pasadizos, en la insistencia de las campanas, en el rumor del agua, en el trino de los pájaros…