Recomendaciones de Sanidad frente a las altas temperaturas

El objetivo de estas recomendaciones, presentadas bajo el lema “Combatir el calor está en tus manos”, es concienciar a la población de que siguiendo unos sencillos consejos se pueden evitar los efectos nocivos de las altas temperaturas que se registran en verano.
Para minimizar los daños que el exceso de calor puede causar, principalmente en niños, ancianos, pacientes con patologías crónicas y personas que trabajan o realizan esfuerzos al aire libre, se insiste en una serie de recomendaciones generales.

El objetivo de estas recomendaciones, presentadas bajo el lema “Combatir el calor está en tus manos”, es concienciar a la población de que siguiendo unos sencillos consejos se pueden evitar los efectos nocivos de las altas temperaturas que se registran en verano.
Para minimizar los daños que el exceso de calor puede causar, principalmente en niños, ancianos, pacientes con patologías crónicas y personas que trabajan o realizan esfuerzos al aire libre, se insiste en una serie de recomendaciones generales.

1. Beber agua o líquidos frecuentemente, aunque no se sienta sed e independientemente de la actividad física que se realice. Ofrecer a los niños agua con frecuencia, aunque no muestren síntomas de sed.
2. No abusar de los líquidos que contengan cafeína o grandes cantidades de azúcar ya que hacen perder más líquido corporal.
3. Aunque cualquier persona puede sufrir un problema relacionado con el calor, prestar especial atención a bebés y niños pequeños, ancianos y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor y la deshidratación como, por ejemplo, las enfermedades cardíacas.
4. Permanecer el mayor tiempo en lugares frescos, a la sombra o climatizados. Refrescarse cada vez que se necesite.
5. Reducir los esfuerzos físicos en las horas de más calor (12.00 a 17.00 horas). En estas horas no se debe sacar a los niños al parque o de paseo.
6. Usar ropa clara, ligera, holgada y que deje transpirar.
7. Nunca dejar a nadie en un vehículo estacionado y cerrado (especialmente niños, ancianos o enfermos crónicos).
8. Consultar con el médico cualquer síntomas que se prolonguen más de una hora y esté relacionados con las altas temperaturas.
9. Mantener las medicinas en lugar fresco, el calor puede alterar su composición y su efecto.
10. Preparar comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, zumos, etc.).

Más información
– Publicación de las recomendaciones en la web del Ministerio (www.msps.es/calor). Además, entre junio y septiembre funcionará un sistema de suscripción para recibir en el correo electrónico y el teléfono móvil la predicción de las temperaturas y el nivel de riesgo de su provincia.
– Publicación de una página específica de Facebook con las recomendaciones ante el calor (www.facebook.com/calor).